Entrevista con Amatria [2023]

amatria
Entrevista: Raúl Blanco

Amatria resurge con más fuerza que nunca en “De las cenizas”, sexto álbum de estudio que el artista acaba de editar a través de Vanana RecordsJoni Antequera, alma máter de Amatria, vuelve con esta colección de 12 canciones que nos muestran la madurez de uno de los compositores y productores más consolidados de nuestra escena. 

Estamos con Joni de Amatria. Lo primero, muchísimas gracias por el tiempo que vas a dedicar a esta entrevista con nosotros. Y me gustaría empezar por el principio. Este es el sexto álbum de Amatria, pero preferiría que fueras tú el que se presentara a nuestros lectores. ¿Quién está detrás de Amatria?

Bueno, Joni Antequera, que soy yo. Amatria es un proyecto bastante ligado a la persona. No creo que se pueda separar. Mucho de lo que soy como persona, soy como músico.

 

Tu disco está compuesto por 12 temas compuestos y producidos por ti. ¿En qué faceta te sientes más cómodo? 

Más cómodo, sobre todo, estoy en la composición porque es algo visceral, es algo instintivo. Digamos que no me cuesta trabajo o me cuesta poco trabajo. Luego, en las otras áreas me gustan y las disfruto, pero es diferente porque la mezcla o la producción sí que tiene un punto más técnico y más de aprender y de currar. Entonces, bueno, solo por comodidad creo que la composición es lo que más me mola.
 

Sí, pero bueno, normalmente los artistas que decidís producir vuestros propios temas también sois un poco celosos de vuestro trabajo, ¿no? Como que no os gusta mucho que meta nadie mano en ellos. ¿Es tu caso?

Sí, es mi caso, completamente. Lo que pasa es que en este disco ha metido mano Pau Paredes, que normalmente siempre está a mi lado. Con el que termino las mezclas, el que masteriza. Y bueno, siempre ha estado ahí. Pero en este disco, concretamente, ha metido más mano Manuel en labores de producción que no le dejaba meter antes.

 

Dentro de la tremenda variedad de estilos que tiene el disco, a mí se me hace casi imposible el poder clasificar en algún estilo en concreto a la banda. ¿Tú cómo definirías a Amatria?

Es algo que siempre me preguntan y que nunca sé contestar. No hay nada, no se puede definir. Amatria no se puede definir. Es para lo bueno y para lo malo. Tiene partes de electrónica, canciones de club, tiene canciones que son latinas, ahora ha metido elementos folclóricos, incluso Castañuela, que es de mi tierra. O sea, hay de todo. Parece un poco extraño, pero cuando te lo escuchas, de alguna forma todo toma un sentido. Pero en realidad, si lo intentas por etiquetar desde fuera y solo en función del sonido, no puedes hacerlo. 
 

Y hablando de la composición de los temas, ¿cuál es la principal fuente de inspiración a la hora de componer un tema para Amatria?

Bueno, lo que me pasa, casi todos son canciones que escribo para sentirme mejor, sobre cosas que a lo mejor me han dolido o a veces no, a veces es simplemente hablar de algo bueno y ya está. Otras veces simplemente me apetece bailar, como por ejemplo en Tecno Manchego. Ósea, es personal.  Entonces, lo que me va pasando a mí, básicamente es lo que se va filtrando a lo que yo hago.
 

Pues entonces, fíjate, no estoy muy desencaminado, porque es otra cosa de las que me gustaría preguntarte. Y al final, me parece, desde mi punto de vista, corrígeme si me equivoco, de que las letras de los temas de Amatria son muy importantes. Pero también me da la sensación de que es algo como… Muy autobiográficas. 

Bueno, hay algunas que sí, otras que no. O sea, algunas, la mayoría sí que son autobiográficas o hablan de un momento concreto que he vivido. O como me he sentido, es una emoción. Casi todas hablan de eso. De hecho, yo diría que todas. Lo que pasa es que en algunos casos son muy fieles. Y en otros casos, lo que hago es luego intentar darle literatura y fantasía para que sea algo comestible.
 

Nos encontramos hasta tres colaboraciones en el disco. Boyle, Fito de Siloé y Paula Serrano. ¿Cómo surgieron estas colaboraciones?

Básicamente porque me apetecía trabajar con otra gente. Me apetecía que se metiera gente dentro de mis canciones porque yo nunca, o sea, muy poca a veces dejo meter manos. Entonces empecé a buscar a gente. O sea, cada vez que conocía a alguien que podía encajar, le preguntaba. Así que en las tres, bueno, algunos han sido porque hemos coincido en festivales como Siloé y como Paula Serrano. La otra, Boyle fue porque directamente me llegó una canción suya al móvil y me flipó. Y nada, le pegué un toque. Pero sí ha sido porque tenía yo una necesidad de que otra gente entrase dentro. 

 

A mí me ha llamado mucho la atención el tema de Tecno Manchego.  Cuéntanos un poquito la historia de este tema. 

Pues ese tema lo saqué por el primer adelanto. Pero no era la primera canción que compuse.
De hecho, era un momento en el que estaba deseando hacer algo divertido porque estaba bastante tiempo en el hoyo. Y necesitaba como salir algo optimista. Y me apetecía mucho hacer algo así como hedonista, de cachondeo, de risa, satírico. Que no tuviera carga… Una carga emocional, ¿sabes?  Sino que fuera a bailar y liberarte. Y entonces surgió porque además también mi sobrino me puso un tema de un italiano que era como un tecno así rapeado y tal. Y como que de ahí cogí la referencia musical.
 

¿Lo de escribir temas para ti es un poco autoterapia también?

Sí, sí, completamente. Para mí es terapia, es terapéutico. Como siempre lo ha sido.
 

Otra cosa que me ha impresionado mucho ha sido la portada del disco. Me parece una pasada y con un montón de matices que cada vez que la miras sacas algo nuevo. ¿De quién fue la idea?

Esta fue una idea mía, que me surgió. Esa foto es de la sesión de Llámame Loco. Por eso tengo las castañuelas. Era una foto que se descartó, pero que a mí me encantaba. Y yo la recogí y dije, esta la voy a usar para el disco, seguro. Porque ya me imaginé en cuanto lo vi.
Me imaginé… Bueno, al principio me imaginaba como si fuera una estatua de mármol. Al final le fui a Mauri, el diseñador con la idea de las cenizas y de salir de un fuego.
 
amatria
 

Otra cosa que me ha sorprendido. El disco sale en CD y en vinilo. Pero a mí me parece que el estilo de música es más digital que para un vinilo. Eres de los típicos románticos que todavía… ¿Te gusta el sonido del vinilo, te gusta el sonido del vinilo?

Nosotros, tanto yo personalmente como en Vanana, que es mi sello creemos que al final alguien que compre un disco se va a comprar un vinilo. Es lo más fácil. O sea, el soporte de CD no lo tiene nadie. Y un vinilo es algo grande, es un objeto que de por sí… O sea, un vinilo, aunque no lo escuches, ya es algo que mola tener, ¿sabes? Lo puedes colgar en una pared y es un cuadrito. ¿Sabes? No solo por la música que tiene dentro. Así que, bueno, yo creo que es la mejor opción en los tiempos en los que estamos.
 

De momento veo que tienes tres fechas programadas para presentación del álbum. Valencia, Madrid y Lorca. ¿Tienes ya más fechas cerradas o estás cerrándolas aún? ¿Nos puedes adelantar algo?

Hay algunas más cerradas, pero todavía no hemos anunciado todas las que hay.
Por ahora solo nos hemos centrado en la de Madrid, que es el 23 de febrero porque es la única nueva que hemos anunciado. 
 
Estuve este año en El Gigante  haciendo fotos. Tu situación desde que pisaste el escenario ese día fue surrealista completamente. Pero prefiero que se lo cuentes tú a nuestros lectores, porque es que si lo cuento yo seguro que lo voy a contar mal. ¿Qué sucedió realmente?
 
Bueno, lo que sucedió fue una equivocación técnica. Nosotros tenemos 28 pistas y todas estaban cambiadas. Entonces no había forma de oír… O bueno, se oía mal. O sea, tú te oías mal por dentro. Eso era algo que pasaba solo dentro. O sea, empezábamos a tocar y el batería me miraba y me decía, tío, no tengo el «clacla», no puedo. Nos íbamos de tempo.. Era una locura.
Lo intentamos tres veces y en realidad yo cuando subí la última vez,  ya me había cambiado para no tocar. Y me me dijo la oficina, vamos, me dijo mi booker que había que decirle a la gente que no íbamos a tocar. Entonces yo cuando subí, me volví a vestir y  subí al escenario para decir que no íbamos a tocar. Pero como había tanta gente esperando y nadie se iba dije, bueno vamos a intentarlo una última vez.
 
Bueno, el próximo día 23 de febrero, en el Teatro Barceló, vas a tener la oportunidad de resarciste de esa fecha. ¿Nos puedes adelantar  adelantas algo?
 
Bueno, por ahora lo único que sé con certeza es que va a ser el show nuevo, que sí que claro, va a haber canciones que tendrán que irse. Y va a haber bastantes canciones, muchísimas del nuevo disco. Y cuando tengo más o menos el cómo quiero que vayan las fluctuaciones emocionales, o sea, sé cómo empezar, sé cómo, qué quiero que pase en mitad y sé cómo quiero terminar. Pero todavía tengo curro para ver cómo engancho todo y sea fluido y que mole. 
 

Pues tampoco quiero robarte mucho más tiempo, solo agradecerte la atención y me gustaría que fueras tú quien dijera la última palabra y lanzaras un mensaje a tus seguidores, a nuestros lectores de por qué tenemos que escuchar este nuevo disco y sobre todo, por qué tenemos que ir a verte en directo.

 
Vale, porque tenéis que escuchar este disco porque merece la pena escuchárselo entero, de verdad, si no, no lo diría, pero merece la pena. Es un buen viaje y tenéis que verme en directo porque os lo vais a pasar teta.  Muchas gracias. Hasta luego. Un abrazo.
Nebulosa Sonora
Últimas entradas de Nebulosa Sonora (ver todo)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *